UNA HISTORIA EN DOS MOVIMIENTOS

Roberto Cides, Buenos Aires

La noche del 25 al 26 de Marzo de 1971 marcó el inicio de la Operación Reflector, la respuesta armada de Pakistán Occidental para contener la corriente emancipadora de su contraparte oriental. A pesar del sangriento proceso, la liberación bengalí culminó en diciembre de ese mismo año dando nacimiento a la República Popular de Bangladesh.
Pakistán, una nación musulmana separada de la India en 1947, se componía entonces de dos territorios distantes 1600 km entre sí. Con el objetivo de agilizar las condiciones de gobernabilidad, su presidente Ayub Khan impulsó en 1962 la consolidación de dos centros administrativos: Islamabad, en el oeste y Dhaka en el este. Por sugerencia del arquitecto local Mazharul Islam, el encargo oriental recayó en Louis Kahn, luego de que Le Corbusier y Alvar Aalto rechazaran sucesivamente la oferta (1).

Kahn comenzó a delinear los primeros esbozos a fines de 1962, cuando Dhaka era todavía una provincia pakistaní, y acompañó invariablemente sus continuos movimientos hasta más allá de sus días: tras su muerte en 1974, se necesitaron nueve años más para completar su artesanía monumental.

Una pequeña historia combina fortuna y libertad: en el transcurso del proceso independentista, la fragilidad de los acontecimientos interrumpió momentáneamente los trabajos en el sitio. Durante los intensos bombardeos occidentales sobre Dhaka, los pilotos pakistaníes confundieron su paralizada construcción geométrica con un conjunto de antiguas ruinas, desestimándola como blanco de sus proyectiles. Cuando pudieron reanudarse las tareas, Dhaka ya era la capital bangladeshí y el Palacio de la Asamblea comenzaba a constituirse sobre su voluntad atemporal en símbolo comunitario y de fortalecimiento democrático.


Junto a tantas otras más, la obra de Louis Kahn fue una referencia explícita para el artista norteamericano Gordon Matta-Clark (3). De ascendencia chilena, su formación de arquitecto lo acercó tempranamente a lo más sobresaliente de la disciplina, sin embargo, plasmó su ejercicio de manera particular. Con la fuerza monumental del trabajo artesanal cortó edificios, perforó galpones, construyó vacíos y reformuló sentidos; sus agujeros e incisiones evidenciaron desde los límites poéticos las tensiones internas y externas del hábitat postmoderno.

En una de sus primeras intervenciones, agujeró el subsuelo de su vetusto taller del SoHo y plantó un cerezo entre las fundaciones del edificio; por gracia de un sistema de luces infrarrojas logró iluminar el árbol hasta hacerlo florecer en el crudo invierno neoyorkino. (4)

Una pequeña historia combina acción y libertad: mientras la convulsión pakistaní tenía lugar, Gordon Matta-Clark viajó a Santiago en busca de su padre, el artista surrealista Roberto Matta, que apoyaba por entonces el gobierno de Salvador Allende. Movimientos del destino hicieron que arribara cuando, sin saber de la llegada de su hijo, Matta ya había abandonado el país. En su breve estadía santiaguina Gordon, junto a Jeffrey Lew, perforan las paredes del Museo Nacional de Bellas Artes; por gracia de un complejo sistema de espejos conducen el cielo, y todo el espectro celeste, a través de sus entrañas neoclásicas hasta iluminar uno de los inodoros del baño del primer piso (5) Hoy, aquel lugar es el único en pie de todos los que intervino y preserva, e invierte, su voluntad temporal.

La más bella armonía puede nacer de la utilidad de los opuestos (6), así como la inversión de la exterioridad puede multiplicar el más pequeño espacio interior y manifestar su libertad de crear. Porque sí, todo es a la vez uno y múltiple y, especialmente hoy, la inversión de la interioridad puede manifestarse en el espacio exterior y multiplicar su libertad de creer.

No hace falta ser un ser superior
Todo depende de la transpiración
(7)



Referencias:
(1) Louis Kahn. Robert Mc Carter. Phaidon 2005
(2) Louis Kahn + Gordon Matta-Clark. Collage por Roberto Cides
(3)Gordon Matta-Clark. Moment to Moment: Space. H.von Amelunxen, A. Lammert, P.Ursprung (Ed) Verlag fur Moderne Kunst. 2012
(4)Cherry Tree, Green Street Gallery, Nueva York, Estados Unidos. Gordon Matta-Clark
(5)Untitled, Museo Nacional de Bellas Artes, Santiago, Chile. Gordon Matta-Clark, Jeffrey Lew
(6)Heráclito, Los contrarios
(7)Hay que salir del agujero interior. Compositores: F.Moura / R.Jacobi Intérprete: Virus

---------------------------------índice-----------------------------